A R P E T

Asociación Civil Argentina Pro Reciclado del PET

Comunicate

Av. Córdoba 659 P.2 Of.23
1054 - Buenos Aires, Argentina
(011) 4313 - 1738
(011) 4312 - 8109
infoarpet@arpet.org

En 13 años, ARPET ha logrado construir una Red de Comunicación nacional e internacional a través de sus Comunicados semanales, que reúne todo el quehacer ambiental académico y de las Instituciones ambientales en el mundo del reciclaje, el desarrollo sustentable, las energías renovables, los bienes comunes, difundiendo cursos, carreras, talleres, encuentros, becas, subsidios, publicaciones, como ningún otro medio en el país. Suscripción gratuita. Solicitar a:

fenixpet@hotmail.com

 

 

 

 

 

 

La Noticia de la Semana

 

 

 

UNAM, contra residuos PET

 

 

 

Mediante un proceso de despolimerización, a través de la aplicación de un catalizador, se comienza la degradación del material para manipularlo y convertirlo en materiales como el Kevlar
Con una nueva técnica de degradación química, académicos de la Facultad de Estudios Superiores Cuatitlán, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), buscan deshacerse de la mayor cantidad posible de PET.
Mediante un proceso de despolimerización, a través de la aplicación de un catalizador, se comienza la degradación del material para manipularlo y convertirlo en materiales como el Kevlar, igual de resistente que el acero, pero cinco veces más ligero.
Se trata de una técnica inscrita en la llamada química verde que utiliza formas menos agresivas de sintetizar sustancias químicas, como alternativa a la química tradicional.
En el caso del PET, los académicos José Penieres, José García y Luis Martínez utilizan un compuesto de arcilla natural como catalizador para acelerar la degradación del PET que es desecho previamente y se mezcla en un matraz.
La mezcla es sometida al calentamiento y el resultado es un sólido conocido como ATF (ácido tereftálico) que se encuentra en un estado sólido sin forma y que se puede utilizar para crear nuevos envases o crear Kevlar, capaz de soportar altas temperaturas.
Las aplicaciones del ATF no sólo incluyen materiales sólidos, sin también compuestos químicos. José Guillermo Penieres, quien lidera al equipo a cargo de esta investigación, descubrió, por ejemplo, que el ATF tiene aplicaciones farmacológicas.
Este polímero aún se puede tratar para convertirlo en un benzimidazol con propiedades fungicidas que han sido probadas in vitro, por lo que potencialmente se podría convertir en un medicamento.
El proceso desarrollado en la UNAM representa una técnica que tendría repercusiones económicas para el tratamiento y reciclaje del PET, además de ser una alternativa sencilla y eficiente para rescatar las moléculas básicas que se usan en el plástico.
El equipo de la Facultad de Estudio Superiores Cuautitlán estima que esta técnica sería un avance importante ya que representa un ahorro de energía y materia prima, al encontrar un segundo uso viable para este tipo de material.
Actualmente, los especialistas de la UNAM se encuentran estudiando el diseño de un reactor o una planta piloto para degradar PET que posteriormente propondrán a industriales para su desarrollo.
Aunque la técnica de degradación que desarrollan es novedosa, el equipo científico consideró que la solución al tratamiento de residuos plásticos debe ser abordado socialmente y no sólo a través de soluciones científicas.

 

 

Fuente: El Heraldo de México

 

 

Copyright © 2011 - 2018 Arpet